La primera plataforma de investigación y colaboración virtual de Vichada

La primera plataforma de investigación y colaboración virtual de Vichada

Estudios avanzados con la más alta calidad

Estudios avanzados con la más alta calidad

Promoviendo la protección del medio ambiente

Promoviendo la protección del medio ambiente

Fomentando el uso de Software Libre

Fomentando el uso de Software Libre

Impulsando el futuro de la región

Impulsando el futuro de la región

sábado, 10 de diciembre de 2016

La realidad de las TIC

Corpo VIVE
El año comenzó con una buena noticia: Colombia se ha ubicado en el Top 5 de ciberseguridad en latinoamérica. La Unión Internacional de Seguridad (UIT) publicó los resultados del Índice Mundial de Ciberseguridad (IMC) 2014, estudio que busca evaluar y "fomentar las actividades de adopción e integración de la ciberseguridad a escala mundial", según indica la organización.
Para los que no estén familiarizados con estos términos, la ciberseguridad (seguridad informática) es una de las principales ramas de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), encargada de los ciberdelitos (delitos informáticos) cometidos en el ciberespacio (internet, redes corporativas, etc) y de la ciberdefensa (prevención de los ciberdelitos, defensa contra ataques  informáticos y protección de la infraestructura IT de las organizaciones y personas).
La definición de las posiciones del ranking se da a partir de un sistema de puntuación que realiza la UIT en cinco ámbitos de trabajo, bajo los cuales se evalúa y clasifica a cada uno de los países (medidas legales, técnicas, organizacionales, capacitación y cooperación)
Según la clasificación, Colombia se ubica actualmente en el quinto lugar del ranking a nivel regional, siendo superado por Estados Unidos, Canadá, Brasil y Uruguay; mientras que en el plano mundial ocupa la novena posición. Esto permite ver que el país ha avanzado en materia de seguridad en la web y que las estrategias adelantadas por el gobierno nacional para el desarrollo del país en el ciberespacio han sido efectivas.
¿Pero, por qué esta noticia no tuvo mucho eco?
Existen varios factores que hacen que las TIC no sean de alto impacto. Una de las principales causas es que los estudiantes de bachillerato en Colombia no ven rentable estudiar una carrera relacionada con las TIC debido a los bajos ingresos y a la poca relevancia social que tienen. Por ejemplo, por cada ingeniero se gradúan 3 abogados, que son mejor remunerados.
Otro aspecto que incide es la falsa creencia que por el simple hecho de tener un diploma de técnico, tecnólogo o ingeniero de sistemas o afín, es más que suficiente para acceder al mercado laboral, sin embargo la realidad es muy distinta. El sector de las TIC es el más cambiante del mundo, por tanto un profesional de las TIC, si no se actualiza constantemente, con estudios avanzados y certificaciones especializadas, como mínimo cada 3 meses, puede considerarse obsoleto y ninguna empresa seria lo contratará.
Antiguamente las empresas ofrecían vacantes de técnicos, tecnólogos e ingenieros en áreas afines a las TIC. Hoy, la demanda laboral ha cambiado y también los requisitos. Ahora las empresas requieren expertos informáticos, con maestrías y certificaciones internacionales, tales como CompTIA, CISSP, CCNA, LPI, MTA, etc, (que miden mejor las habilidades específicas que una carrera profesional) y que dominen como mínimo el inglés, y sobre estas aptitudes calculan su salario, ya que las vacantes que ofrecen, por citar algunas, son Seniors Back-End o Front-End Developers, Big Data Developer, Security Analyst (Development & Pentesting), QA engineers, Graphic Designer, etc, etc.
Por ejemplo, un ingeniero de sistemas en Colombia puede ganar entre 1 y 3 millones de pesos mensuales (en dependencia de la empresa y de su experiencia tanto académica como laboral), en cambio un experto CISSP, CRISC o CISM, puede estar recibiendo más de 10 millones mensuales.
Pero las instituciones de educación superior en Colombia no ofrecen este paquete orientado a las nuevas exigencias, y los egresados, al terminar sus carreras, tienen que recurrir a empresas y organizaciones extranjeras (Microsoft, Cisco, CompTIA, RedHat, Oracle, ISC, ISACA, etc) para obtener estas certificaciones internacionales, que le permitan ser competitivos en un mercado laboral cada vez más exigente.
Por otro lado, el nivel educativo de los programas relacionados con las TIC en Colombia han ido en descenso, en cambio sus costos han aumentado en más de un 200%. Y si a esto le sumamos los gastos de "actualización periódica de conocimientos", la cifra puede superar en más del doble lo invertido en estudios universitarios, lo que implica un altísimo nivel de endeudamiento de los egresados. Por ejemplo, un curso para CISSP (que es una de las certificaciones de nivel más alto en seguridad informática) cuesta aproximadamente 3000 usd y el examen otros 1300 usd (al 2015, Colombia solo tiene 126 certificados en CISSP)
Esta es una de las razones por la que en Colombia existen muy pocos expertos en áreas específicas de las TIC, como ciberseguridad, big data, peritaje, pentesting, programación, diseño gráfico 3d, etc. Esta situación está llevando al país a importar profesionales o a contratar estos servicios específicos con empresas foráneas.
La mala calidad es otro factor preponderante. Por ejemplo, entidades como el SENA gradúan a diestra y siniestra técnicos y tecnólogos en modalidades de las TIC, solo por el hecho de mostrar estadísticas, y los estudiantes concluyen sus estudios sin haber adquirido las habilidades requeridas del área y por eso les cuesta tanto acceder al mercado laboral o a estudios superiores. Lo mismo ocurre con las universidades, que ofrecen los mismos programas de hace 10 años. Por esta y otras razones, muchos optan por cursar estudios superiores en el extranjero

Orinoquía y Amazonía
En estos departamentos la situación es más compleja, ya que la penetración de internet es casi nula y la mayoría de los profesionales de las TIC no cuentan estudios especializados, y por esto las entidades deben importar personal de otras regiones para cubrir sus necesidades.
El problema también se refleja en los planes y programas de las entidades educativas de educación básica y media de estos departamentos, que ya tienen una década y no han sido modificados, y ahora que el Gobierno Nacional invirtió más de 45 mil millones para llevar internet gratis a estas zonas, la población no se encuentra debidamente preparada para hacer uso de estas herramientas o protegerse de la ciberdelincuencia.
Los mandatarios de estos departamentos también contribuyen al desorden, ya que como creen que las TIC es solo darle internet a "la gente", "cacharrear" computadores y regalar tablets a los "chinos", todos sus proyectos de inversión de las TIC van encaminados solamente a dar más cobertura de internet o entregar más equipos de cómputo (sin importar la calidad de la conectividad o de los equipos), en lugar de mejorar los planes de estudio de las entidades educativas, elevar la calidad y el nivel de los estudiantes, docentes y de la población en todo lo relacionado con las TIC y/o mejorar la seguridad informática de las instituciones públicas y privadas, como debería ser.
De acuerdo con Diego Molano, Ministro TIC, Colombia tiene un déficit de 93 mil ingenieros en áreas TIC, sin embargo esto no se va a poder lograr. En el 2012 se graduaron 5768 profesionales TIC, y se espera que para el 2018 esta cifra baje a 4805. Esto significa que Colombia al 2018 eventualmente perderá el liderazgo en América Latina en el sector TIC.

TeleOrinoco

El espíritu salvaje de Vichada

Corpo VIVE
Vichada, la tierra donde nace el sol que alumbra a Colombia. Así la describe Rosevel Rodríguez, nuestro guía en esta aventura. Queríamos soledad, silencio, soles generosos... y los tuvimos. Regresamos, morena la piel y llena el alma de reclamos de libertad y de espacios infinitos.
La gente de Puerto Carreño es festiva y acogedora. Frente a la capital del departamento, el poderoso Meta rinde sus aguas al Padre Orinoco. Allí fuimos a ver cómo los delfines saltan por decenas al lado de la barca. Es un espectáculo emocionante. Y remontando el Orinoco, nos metimos en el vericueto de piedras redondeadas en medio del río que se cuela entre ellas formando borbotones y cascadas.
El sitio se llama Ventanas y el inmenso ‘rebaño’ de piedras sobre las que caminamos ofrece un espectáculo memorable. Al regresar a Puerto Carreño entramos a visitar la reserva Bojonawi, de la Fundación Omacha, fruto del abnegado trabajo de Fernando Trujillo por salvar la fauna marina.
La laguna El Pañuelo, que es el corazón de la reserva, es un refugio de paz y de belleza y alberga caimanes, perros de agua, tortugas y nutrias. Cuando hay cosecha de mangos en Puerto Carreño, una de las ciudades más arboladas de Colombia, las frutas tapizan las calles y el fresco aroma invade la ciudad.
En el campero del ‘Morocho’ Gómez nos hundimos en las sabanas. A eso habíamos ido. El sol reinaba generoso en un cielo totalmente azul y así fueron todos los días de nuestra aventura. Por un carreteable nos dirigimos hacia el sur. Pasamos el hermoso Bita, único río protegido de Colombia. Más al sur cruzamos en ferry el río Dagua y una hora más tarde llegamos al río Mesetas, también de brillantes aguas negras. Ya estábamos lejos de todo y cerca de todo lo que buscábamos: la inmensidad, las sabanas embrujadoras. Nos deteníamos constantemente para meternos entre las grandes piedras y las manchas de bosques y alejándonos del vehículo buscábamos los lejanos afloramientos rocosos a los que llegábamos después de caminar varias horas.
Para nosotros el pensamiento de Teilhard de Chardin es norma de vida: “Dejadme sentir la inmensa música de las cosas”. Siempre marchamos en silencio con el alma abierta a los insistentes y callados mensajes del cosmos. Así llegamos hasta el Cerro Humeante, al que dimos casi la vuelta completa. El cerro es un referente de las sabanas y se observa desde muchos kilómetros a la redonda.
Fuimos a dormir a Tambora, a orillas del Orinoco. Nos dirigimos luego al corazón del Parque Nacional Tuparro, que es Patrimonio Natural de la Humanidad. Conocedor como soy de estas áreas de conservación en Colombia, considero al Tuparro como el Parque más completo y por ende el más bello de nuestro país.Alberga ríos maravillosos como el Orinoco, el cuarto río más largo del planeta; el río Tomo, de muchos meandros, y el río Tuparro, de aguas verdosas. Las islas de estos ríos, como la llamada Guahibos, son muy extensas; hay sabanas con bosques de galería y sobre todo morichales que son el más hermoso paisaje vegetal de los Llanos. En el Tuparro hay tepuyes desde cuyas cimas se abarca toda la inmensidad y la fauna es numerosa: jaguares, grandes anacondas, venados, chigüiros, tortugas, babillas y caimanes y toda clase de aves.
Raudales y otras maravillas
Remontando el río llegamos a las cabañas del Parque y nos dirigimos a su tesoro, el espectacular raudal de Maipures, el más poderoso del río. Enormes piedras, chorros y remolinos forman un infernal maremagnum de aterradora belleza que impide la navegación a lo largo de seis kilómetros; en medio del torbellino se levanta, resistiendo la fuerza del agua, el Balancín, una piedra de elegante estructura que se roba todas las miradas y las fotografías. El sabio Humboldt, que pasó por aquí en 1802, llamó a este lugar la octava maravilla del mundo.
Trepamos a la isla Guahibos. Los 100 metros de escalada tienen tramos prácticamente verticales pero la adherencia de la roca es total. Arriba encontramos la vegetación típica de los tepuyes y muchas orquídeas y desde allí dominamos todo el raudal de Maipures y la unión del Tuparro con el Orinoco. Remontando el río Tuparro llegamos hasta una comunidad de indígenas sikuanis que nos llevaron a Caño Lapa, lugar sagrado para las comunidades del Llano. El río avanza entre rocas por varios corredores estrechos formando un entramado de pasadizos verdes.
Nos faltaba remontar el río Tomo, de bellos playones de arena amarilla. Entramos por la boca de Caño Peinilla, tan tranquilo que parece un lago. Abandonando el cauce trepamos el cerro y gozamos de la contemplación de la inmensidad de las sabanas y de los bosquecitos redondos, llamados matas de monte. Todos los días buscábamos un mirador para gozar de los sangrientos atardeceres, con una bola brillante que se negaba a rendirse ante la noche inminente: paletadas amarillas, naranjas, rojas y negras siniestras.
Mirando extasiado la lucha entre el atardecer y la incipiente noche recordaba las palabras de Henry David Thorea, mi pensador preferido: “Creció mi vida en esas horas como crece el maíz por la noche”. Y muy temprano al día siguiente ya estábamos de pie para atisbar las primeras luces y ver cómo el sol rodando por las llanuras conecta los circuitos de la vida.
En medio de todo y en medio de nada –de todo porque en los bosques vecinos rugían los tigres y de nada por la infinita soledad– visitamos dos fundos: Rancho Barú y Rancho Wisi. El primero se levanta a orillas de un imponente y mágico raudal de Caño Mesetas, tesoro que hay que conservar intacto a como dé lugar, y al segundo lo rodean bosques de piedras de fantásticas figuras y una mina de cuarzo que se extiende por el suelo dejando al aire libre millones de cristales blancos y transparentes.
Momento vibrante de la excursión fue la trepada al cerro El Zamuro. Los morichales, sus largas hileras de palmeras que se mecen al soplo del viento y las figuras rectilíneas y curvas que forman sobre la sabana haciendo dibujos de embrujadora plasticidad, fueron la cumbre de la belleza natural en esta aventura, mirados ellos desde la cumbre del tepuy. Nos faltaba la navegación total del Raudal Atures del Orinoco. Esquivando los peligros, las rocas, los chorreones, los remolinos traicioneros, bajándonos a veces de la lancha para facilitar el avance en los lugares más peligrosos, lo recorrimos en su totalidad.
Es un intrincado laberinto de piedras de todas las formas y tamaños. Así llegamos exultantes a Casuarito, cerca de Puerto Carreño. ¿Cómo resumir las largas caminatas bajo un sol despiadado y las alegrías vividas? Me remito a Carranza en su poema ‘El sol de los venados’: “Ah, tristemente os aseguro, tanta belleza fue verdad”.
¿Cómo llegar?
A Puerto Carreño se llega por vía aérea o por larga navegación en el río Meta o por largo viaje en carretera. Satena viaja a Puerto Carreño varias veces por semana. Si quiere viajar al Vichada, contáctese con el guía Rosevel Rodríguez.Él se encarga de organizar las excursiones desde Puerto Carreño y de la asesoría necesaria. Su teléfono es 312 444 6364.
Dónde dormir
Hotel El Lago en Puerto Carreño, cómodo y económico: desde 40.000 pesos la noche.
Tenga en cuenta
La mejor época para visitar esta región son los meses de verano: diciembre, enero y febrero. Cielos azules, mucho calor. Se necesita buen aguante para gozar la aventura en su plenitud.
La ropa es para verano, con todos los cuidados respecto al sol. En los supermercados se consigue todo lo necesario para la aventura: alimentos no perecederos, linternas, capas para la lluvia y demás elementos.

TeleOrinoco / Andrés Hurtado García Especial para VIAJAR

Fondo Emprender destina $6 mil millones

Corpo VIVE
En conformidad con las leyes 30 de 1.992 y 115 de 1994, el Fondo Emprender tiene $6 mil millones para financiar iniciativas empresariales en los departamentos de Amazonas, Putumayo, Guainía, Vaupés, Guaviare y Vichada.
Esto aplica para cualquier sector económico, que provengan o sean desarrolladas por aprendices, egresados, practicantes universitarios, profesionales con pregrado o que se encuentren  cursando especialización, maestría y/o doctorado, así como egresados de estos programas que hayan culminado y obtenido el título dentro de los últimos 60 meses y cuya formación se esté desarrollando o se haya desarrollado en instituciones reconocidas por el estado.
La fecha de cierre será el 15 de diciembre del presente año.

TeleOrinoco / Fondo Emprender

Partners

  • SENAEducación / Vichada
  • UNADEducación / Vichada
  • Pto CarreñoAlcaldía / Vichada
  • UMNGEducación / Colombia
  • TeleOrinocoInformativo / Vichada
  • Vive DigitalMinTIC / Colombia